Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, Manolete en los carteles, fue uno de los toreros más importantes de la historia y un héroe en tiempos difíciles que se convirtió, tras su trágica muerte por una cornada, en una leyenda que aún se mantiene cuando mañana se cumplen 100 años de su nacimiento.
" >
Cultura

Un siglo de Manolete, leyenda viva de la tauromaquia

Un siglo del nacimiento de Manolete, leyenda viva del toreo - AFP

Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, Manolete en los carteles, fue uno de los toreros más importantes de la historia y un héroe en tiempos difíciles que se convirtió, tras su trágica muerte por una cornada, en una leyenda que aún se mantiene al cumplirse este martes 100 años de su nacimiento.

Su corta vida -falleció con 30 años- solo puede ser entendible en el contexto en el que se desarrolló, marcado por el hambre y el dolor de una España herida y resignada a sufrir carencias por y tras la Guerra Civil.

Una época en la que surgió el diestro cordobés, al que pronto se conoció como el “IV Califa” -tras Lagartijo, Guerrita y Machaquito-, gracias a un concepto revolucionado del toreo marcado por el hieratismo, la naturalidad, la sobriedad y un tremendo valor. Un torero con magnetismo dentro y fuera de la plaza y con un extraordinario halo de misterio.

Su verticalidad en los cites, la manera de embarcar a los toros siempre con la muleta retrasada, la solemne forma de ligar los pases, sin darse importancia, y su plausible manera de manejar la izquierda y, sobre todo, la espada, hicieron de él todo un ídolo de masas en los 40, primero en España y luego en América.

Manuel Rodríguez nació el 4 de julio de 1917 en Córdoba (Andalucía, sur de España), en el seno de una familia de arraigados antecedentes taurinos. Su padre, del mismo nombre, fue banderillero de Lagartijo Chico, a su vez el primer marido de su madre, Angustias Sánchez.

Su tío José Rodríguez Sánchez “Bebe Chico” también fue torero, igual que su tío abuelo José Dámaso Rodríguez “Pepete”, que murió en la plaza de Madrid corneado por el toro “Jocinero”, de la ganadería de Miura.

Primeros capotazos

Huérfano de padre desde muy temprana edad, se convirtió en el cabeza de familia y responsable de su madre y sus cinco hermanas. Con 12 años pegó sus primeros capotazos en una finca y ya causó una gran sensación, lo que le llevó a torear festivales por la provincia de Córdoba y, en 1930, con el espectáculo taurino de la banda de Los Califas, vistió por primera vez el traje de luces en Arles (Francia).

La vida de Manolete estuvo muy ligada a la de la España de la época, de ahí que, tras debutar con picadores en la antigua plaza de Madrid, la Tetuán de las Victorias, en 1935, su carrera sufrió un obligatorio parón con la Guerra Civil.

Llamado a filas por el Regimiento de Artillería número 1, asentado en Córdoba, pudo sin embargo torear algún festival a favor del ejército y hospitales de la zona sublevada, lo que provocó que durante su vida muchos le tacharan de franquista.

Pero su encuentro, ya en 1945, con el entonces presidente del Partido Socialista español, Indalecio Prieto, en México, o la cabeza de toro que le regaló al que fuera primer ministro británico Winston Churchill, acabó años después con esa etiqueta.

Antes, en 1939 y recién acababa la guerra, tomó la alternativa en Sevilla, para confirmarla meses más tarde en Madrid. Ya desde ese momento su carrera despegó hasta convertirse en el líder del escalafón durante las siguientes temporadas, con éxitos rotundos en numerosas plazas y ferias.

Especialmente sonadas fueron sus faenas al toro “Maganto”, al que cortó las dos orejas, el rabo y las dos patas en Valencia, en 1942; o la del toro “Ratón”, de Pinto Barreiro, en la Corrida de la Prensa de 1944 en Madrid, del que paseó también el doble trofeo.

A partir de 1945 viajó a América, donde también cosechó grandes éxitos, especialmente en Colombia, Perú, Venezuela y México, país donde desarrolló una gran rivalidad profesional con Carlos Arruza.

Los últimos años de su vida estuvieron marcados por su romance con Lupe Sino, a la que ni su familia ni allegados aceptaban. Eso amargó y descentró mucho a Manolete que, tras tomarse un descanso en 1946, decidió regresar en 1947. El 28 de agosto recibió una cornada mortal por el miura “Islero” en la plaza de Linares, lo que le convirtió en leyenda inmortal del toreo.

Con EFE

Tags: , , , ,
Ubicada en Cultura · julio 4, 2017 · Comments (0)

PUBLICIDAD