*
Internacional

Latinoamérica y el mundo celebran decisión de EE. UU. y Cuba

Ban Ki-moon - AFP

América Latina y el mundo dieron este jueves un unánime y sonoro espaldarazo a la decisión de Estados Unidos y Cuba de normalizar sus relaciones después de 53 años de enemistad, y destacaron la valentía de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro por haber dado este paso.

El anuncio hecho el miércoles en simultáneo por Obama desde Washington y Castro desde La Habana fue calificado de “histórico” por Gobiernos y organismos internacionales como la ONU y la OEA.

La “gran noticia”, como la calificaron muchos, sorprendió a todos, pese a que en la facilitación del acuerdo intervinieron terceras partes, fundamentalmente el papa Francisco y el Gobierno de Canadá, país donde se celebraron varias reuniones secretas.

Las presidentas de Argentina, Cristina Fernández, y Brasil, Dilma Rousseff, nunca pensaron que iban a ver una reconciliación de Cuba y Estados Unidos, según reconocieron en la ciudad argentina de Paraná, donde se celebró una Cumbre de Mercosur.

Llamado al Congreso de EE. UU. 

Para el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, ambas partes han demostrado una “enorme altura de miras”.

Insulza exhortó al Congreso estadounidense, que tendrá mayoría republicana en la próxima legislatura, a “adoptar las medidas legislativas necesarias para levantar el embargo en contra de Cuba, que aún permanece en vigor”.

Para el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el expresidente colombiano Ernesto Samper, “ha llegado el momento de pensar en un relanzamiento de las relaciones hemisféricas con EE.UU.”.

Por su parte, el presidente uruguayo, José Mujica, expresó en una improvisada conferencia a su llegada a Montevideo desde Argentina, donde asistió a la Cumbre del Mercosur, que “cayó el bloqueo; es un paso positivo”.

El jefe de Estado de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, apuntó que este giro político de Obama puede abrir “un nuevo momento en el diálogo entre Estados Unidos y América Latina”.

Culpa del imperio

En general, los gobiernos latinoamericanos responsabilizaron a EE.UU. por la falta de normalidad en las relaciones con Cuba, rotas desde 1961, y consideraron que su política de embargo y aislamiento de la isla fue en el mejor de los casos equivocada e ineficaz.

“Hay que reconocer el gesto de valentía del presidente Barack Obama”, quien ha dado “quizá el paso más importante de su Presidencia”, subrayó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en conflicto permanente con EE.UU.

“Día de buenas noticias en la Patria Grande”, escribió en Twitter el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, para referirse al anuncio de Obama y Castro y al cese el fuego declarado por la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC).

El presidente de Perú, Ollanta Humala, calificó de “decisión valiente e histórica” el acercamiento entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba, porque “abre un nuevo escenario en el proceso de integración de América Latina”.

A su vez, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, dijo que la organización está dispuesta a apoyar a los dos países en todo lo que sea necesario para favorecer futuras decisiones en ese sentido y permitir un acercamiento “entre dos pueblos que han estado separados por largo tiempo”.

Además, la delegación de paz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) también saludó los “esfuerzos” de Cuba y Estados Unidos para normalizar sus relaciones y en particular celebró la liberación y regreso a la isla de los tres agentes cubanos presos en el país norteamericano desde 1998.

“Esperamos que esta liberación suponga el inicio de una nueva época en las relaciones entre los EE.UU. y los pueblos soberanos del continente americano, donde el respeto a la soberanía nacional prevalezca y nadie sea castigado por hacer valer el derecho a la autodeterminación, o por luchar contra la injusticia”, apuntó el grupo insurgente.

Con EFE

Tags: , , ,
Ubicada en Internacional · Diciembre 18, 2014 · Comments (0)

PUBLICIDAD