Al menos 146 civiles murieron a manos del grupo Estado Islámico (EI) desde que los yihadistas lanzaran un ataque contra la localidad kurda de Kobane, al norte de Siria, según se conoció este viernes.
" >
Internacional

Viernes de terror del fanatismo islámico en el mundo

Foto AFP

Al menos 146 civiles murieron a manos del grupo Estado Islámico (EI) desde que los yihadistas lanzaran un ataque contra la localidad kurda de Kobane, al norte de Siria, según se conoció este viernes.

La tensión seguía reinando en Kobane, situada cerca de la frontera con Turquía, ya que los yihadistas se habían atrincherado en edificios y utilizaban a civiles como escudos humanos, según indicaron militantes y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

En otra ciudad del noreste sirio, Hasakeh, escenario de duros combates entre yihadistas y tropas gubernamentales, un atentado con un carro bomba causó al menos 20 muertos en las filas del ejército.

En Kobane “habría al menos 70 civiles tomados como rehenes”, dijo Mostafa Ali, periodista local originario de la ciudad y que se hallaba en sus alrededores. Los combatientes kurdos “rodean los inmuebles, pero no se atreven a disparar para no poner en peligro la vida de los civiles”, afirmó.

Por otra parte, al menos 37 personas murieron este viernes en un atentado contra un hotel en Susa, una de las zonas más turísticas de Túnez, una acción en la que uno de sus presuntos autores falleció en un tiroteo con la policía.

Heridas 36 personas

El ministro tunecino de Sanidad, Said Aidi, informó a la prensa de que, además de los 37 fallecidos, al menos 36 personas resultaron heridas y, entre ellas, “dos o tres turistas se encuentran en estado crítico”.

En medio de la confusión que sigue reinando horas después del ataque, el secretario de Estado de Interior de Túnez, Rafik Chailey, dijo que el atacante muerto, que no era conocido en medios policiales, era un estudiante de la ciudad santa de Qairauán, en el centro del país y muy próxima a Susa.

Este responsable indicó también que un segundo presunto atacante fue detenido a un kilómetro de la zona hotelera, después de conseguir huir en un primer momento.

Este ataque se ha producido de forma prácticamente simultánea a sendos atentados en Francia y Kuwait, en pleno ramadán y pocos días después de que el grupo terrorista Estado Islámico (EI) instara a los musulmanes a perpetrar atentados con motivo de este mes sagrado.

El hombre decapitado hallado en una fábrica química en el este de Francia era el gerente de la empresa de reparto en la que trabajaba el supuesto autor del crimen, informaron fuentes cercanas a la investigación.

Las fuentes explicaron que el sospechoso, identificado como Yasin Salhi, llegó a la empresa Air Products, en la localidad de Saint-Quentin-Fallavier, en una furgoneta que contaba con la autorización pertinente para acceder al lugar.

Según los primeros indicios, Salhi llevaba dentro del vehículo el cadáver del gerente de su empresa de reparto, con sede en la vecina localidad de Chassieu, a quien probablemente asesinó en la mañana de este viernes.

Una vez allí, se dirigió a un extremo de la fábrica, dejó la cabeza del difunto sobre una valla junto a banderas con inscripciones islámicas y depositó el cuerpo a una decena de metros.

Con EFE y AFP

Tags: ,
Ubicada en Internacional · junio 26, 2015 · Comments (0)

PUBLICIDAD