*
Nacional

Supervivientes de Armero luchan por mantener recuerdos

Foto AFP

Sin fotografías u objetos personales que les recuerden a sus seres queridos y la vida que tuvieron, los supervivientes de la tragedia de Armero luchan por mantener viva su memoria a través de relatos orales que reconstruyen la localidad colombiana arrasada hace treinta años.

Se estima que, tras la erupción del volcán Nevado del Ruiz y el represamiento del río Lagunilla que provocó el mortal alud, sólo 4.000 personas sobrevivieron a la catástrofe de las casi 30.000 que habitaban Armero, la mayoría de los cuales quedaron malheridos, conmocionados y sin ningún sitio al que regresar.

La mayoría de ellos fueron realojados en las vecinas poblaciones de Lérida y Armero Guayabal, donde se afanan por no perder sus recuerdos sobre Armero antes de que se convirtiera en un inmenso camposanto la noche del 13 de noviembre de 1985.

Guayabal era un caserío rural de Armero que, tras la catástrofe, fue convertido en nueva sede del municipio con el nombre de Armero Guayabal.

Todo lo describen con base en la memoria porque todas sus fotografías desaparecieron en el lodo y hoy, para reconstruir el camino que todos siguieron, debe compararse los mapas de Armero antes y después del fatídico 13 de noviembre de 1985.

Los pocos documentos gráficos que quedan de la vida en Armero muestran una reunión de amigos en una piscina municipal, o la calle de la iglesia, recuerdos que recogerá el Museo Omayra Sánchez, la niña cuya agonía simbolizó la tragedia y que será inaugurado por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, este 13 de noviembre.

Con EFE

Tags: ,
Ubicada en Nacional · Noviembre 13, 2015 · Comments (0)

PUBLICIDAD