La tilde diacrítica es la que permite distinguir palabras que se escriben igual, pero que tienen significados distintos y presentan diferente pronunciación, señala la Fundación del Español Urgente (Fundéu), promovida por la Agencia EFE y BBVA.
" >
Cultura - Noticias en Red

Tú, ojo con tu tilde diacrítica: Fundéu

Foto AFP

La tilde diacrítica es la que permite distinguir palabras que se escriben igual, pero que tienen significados distintos y presentan diferente pronunciación, señala la Fundación del Español Urgente (Fundéu), promovida por la Agencia EFE y BBVA.

En este sentido, la “Ortografía de la lengua española” señala que la tilde diacrítica se utiliza “a fin de diferenciar en la escritura ciertas palabras de igual forma, pero distinto significado, que se oponen entre sí por ser una de ellas tónica y la otra átona” y que generalmente pertenecen a categorías gramaticales distintas.

La lista de monosílabos con tilde diacrítica es la siguiente:

  1. “Tú” (pronombre personal), frente a “tu” (adjetivo posesivo): “Tú tienes muy claro cómo planear tu futuro”.
  2. “Él” (pronombre personal), frente a “el” (artículo): “Él siempre elige el camino más corto”.
  3. “Mí” (pronombre personal), frente a “mi” (adjetivo posesivo): “Para mí es importante que te acuerdes de que es mi cumpleaños”.
  4. “Sí” (pronombre personal, adverbio de afirmación o sustantivo), frente a “si” (conjunción o nota musical): “Sí, el otro día se me olvidó comprobar si había apagado la televisión”.
  5. “Té” (sustantivo ‘infusión’), frente a “te” (pronombre o letra te): “Por lo que veo, el té rojo es el que más te gusta”.
  6. “Dé” (forma del verbo “dar”), frente a “de” (preposición o letra de): “Me encanta que mi hijo me dé besos de esquimal”.
  7. “Sé” (forma del verbo “ser” o “saber”), frente a “se” (pronombre, indicador de impersonalidad o de marca refleja): “Sé muy bien que no se rinde a la primera de cambio”.
  8. “Más” (adverbio, adjetivo, pronombre, conjunción con valor de suma o sustantivo), frente a “mas” (conjunción adversativa equivalente a “pero”): “Hoy he trabajado más horas, mas me siento con energía”.

Solo si hay riesgo de ambigüedad

Por otra parte, también se aplica esta tilde diacrítica a unas cuantas palabras polisílabas, como los interrogativos y exclamativos “cómo”, “cuándo”, “cuánto” y “(a)dónde”, que forman serie con los interrogativos y exclamativos “qué”, “cuál”, “cuán”, “quién”.

Se recuerda, además que, tal como indica la “Ortografía de la lengua española” del año 2010 y recoge la vigésima tercera edición del Diccionario académico, no llevan tilde, según las normas generales, ni los demostrativos “este”, “ese” y “aquel”, con sus femeninos y plurales (funcionen como pronombres o como determinantes), ni la palabra “solo” ya sea adjetivo o adverbio (en este último caso el uso de la tilde únicamente es admisible si existe riesgo de ambigüedad, aunque no necesario).

Por último, la Academia señala asimismo que la tilde diacrítica “no se emplea en español para distinguir pares de palabras de igual forma y distinto significado que siempre son tónicas, como ‘di’ del verbo ‘decir’ y ‘di’ del verbo ‘dar'”, ambas sin tilde.

La Fundéu BBVA (www.fundeu.es), que trabaja asesorada por la Real Academia Española y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, además, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Accenture, Gómez-Acebo & Pombo, CELER Soluciones, Hermes Traducciones, Linguaserve y Abengoa.

Tags: , ,
Ubicada en Cultura, Noticias en Red · agosto 6, 2015 · Comments (0)

PUBLICIDAD