Cambiar el modelo tradicional de comando y control para encontrar un sentido a la existencia como persona y corporación, aportaría de manera estratégica al desarrollo de las empresas colombianas.
" >
Sin categoría

Hackers conquistan el corazón de las empresas

Tan solo el 18% de los empleados está altamente comprometido con su trabajo, el 27% de los trabajadores está apenas interesado, mientras que el 55% de los colaboradores se encuentra poco o nada comprometido, según un estudio de Towers Watson Global Workforce-Global Study 2012, realizado con 32.000 trabajadores en 21 países.

Ante estas cifras que revelan una insatisfacción laboral generalizada, surgen compañías como CAUAC, que en Colombia, lleva 12 años incursionando en el mercado como ‘hackers del sistema empresarial’ para irrumpir en el modelo tradicional, en donde hasta el momento, han imperado el miedo, la autoridad y la burocracia que limitan el desempeño y la innovación. Su propuesta para los empresarios es cambiar estos paradigmas y transformar el modelo tradicional de comando y control. Una cruzada que replica en otras voces mundiales que abogan por el mismo objetivo de hallar el propósito de trabajar en una misión personal y empresarial que brinde un real sentido de pertenencia y compromiso.

Para Agustín Jiménez, economista, coach, y gerente de CAUAC, uno de los mayores desafíos es cambiar la mentalidad de las personas y modificar los paradigmas que limitan la evolución y sostenibilidad empresarial. Ecopetrol, General Motors, ETB, Popsy, Thomas Greg & Sons de Colombia, Agrocampo, Exiplast, L.A. Tejada y ARCO Consultoría y Construcción, son algunos de los clientes a los que CAUAC ha inyectado notablemente su estrategia de cambios más resultados.

El mundo ante la crisis empresarial

Las compañías están atravesando una crisis mundial en lo que a management se refiere. Expertos coinciden que aunque hay varios factores que confluyen para que esté ocurriendo este trance, el más relevante es la falta de compromiso y satisfacción que muestran hoy en día los colaboradores. Peter Drucker, por ejemplo, líder en los temas de administración, destaca la importancia de impulsar el desarrollo humano dentro de la empresa.

Un estudio de la revista Forbes y la firma de consultores Deloitte, muestra que dos de cada tres personas buscan un nuevo trabajo y alrededor del 65% de los trabajadores de las grandes empresas quieren encontrar un nuevo empleo. Ambas investigaciones confirman que cuando un colaborador no está motivado o se siente cohesionado, reflejará esos sentimientos en sus resultados. Gary Hamel, gran influyente de la estrategia de negocios en el mundo, asevera que “la innovación no viene de los empleados desanimados”.

Esta crisis ha desencadenado en una inminente caída de la productividad y rentabilidad de las organizaciones. Un problema que trae consigo varias soluciones desesperadas como el querer implementar un modelo burocrático que detenga la situación. Pero se incurre nuevamente en asignar tareas al trabajador quien no tiene la oportunidad de poder elegir, ni sentirse libre para expresar sus ideas, propuestas, o ser más creativo, recursivo y arriesgado.

En ese sentido, el propósito y toda la planeación estratégica de una organización son tan importantes e influyentes como los integrantes que la componen. En la medida en que su causa sea inspiradora y su gestión esté bien estructurada, la compañía y sus colaboradores evolucionarán y superarán sus expectativas y las del mercado mismo. “Si las empresas generamos las condiciones para que todos se sientan con la capacidad para actuar libremente como seres humanos conscientes, seguramente este será un mundo mejor”, afirma Agustín Jiménez, uno de los hackers del management en Colombia con su propuesta de CAUAC.

Tags:
Ubicada en Sin categoría · agosto 5, 2015 · Comments (0)

PUBLICIDAD